¡Esta primavera prueba nuestro workout 30’ FAQ mask con luz LED!

Luz verde antimanchas y cyan antiinflamatoria

0
Subtotal: 0,00 
No hay productos en el carrito.

Amor consciente

Por Deva Dalmeda, Terapeuta psicocorporal Gestalt

El amor ha sido siempre la oportunidad de salir de uno para ver al otro. ¿Cómo podemos aportar conciencia a nuestra manera de amar? La respuesta está en el trabajo personal y terapéutico. El amor se entrena como si de un face workout se tratara.

Partiendo de la base que yo querré al otro en la misma medida que me hayan querido a mí. Bien repitiendo los patrones que vi en el núcleo familiar o revelándome a los mismos por rebeldía ante heridas que se crearon de niño/a.

Sería una plataforma más interesante para todos entender que no somos seres incompletos sino individuos totales, únicos y por tanto no hay nada fuera de nosotros que nos sume, porque ya somos una totalidad. Si no me tomo el tiempo de saber quién soy y cuál es mi visión del amor, cómo demuestro mi afecto y si tengo alguna situación inconclusa con una situación o persona en mi vida el inconsciente buscará la forma de que los resuelva y las parejas son esas personas que nos harán de espejos.

El mito de Platón de “la media naranja” nos alienta a imaginar que hay un otro perfecto para cada uno de nosotros, un otro incompleto al que yo debo “llenar” y viceversa.

Cuando tenemos la capacidad de ver lo diferente que es mi pareja es una oportunidad de autoconocerme mejor.

La realidad es siempre neutra, eso que me molesta o me atrae del otro es la manera que tengo yo de ser más rigido o flexible en cuanto a mi carácter. Por ello mismo, esa pareja te está haciendo de espejo de todo lo que tú no te permites explorar en ti. Generando apegos y formas de ver al otro por encima o por debajo, en todo caso descompensado y no equitativo.

Entonces, ¿Cómo podemos traer consciencia a la pareja?

A continuación te digo formas de comenzar a ver en tí todo lo que ya eres por ti misma, para comenzar ver tu valor propio sin la necesidad de que haya un otro que te complemente, porque recuerda, tu eres ya un ser completo y la persona que amas también es un ser completo que no necesita de tí para ser mejor.

amor-lateral

1. Tiempo conmigo

Dedícate un tiempo para tí para entender cómo has vivido la historia familiar. Te recomiendo que busques un terapeuta que esclarezca contigo las vivencias de tu infancia, concretamente la relación padre y madre y también la de los abuelos, te sorprenderá las dinámicas que repetimos desde el inconsciente.

2. Mi pareja también tiene su mochila emocional

Lo bonito viene cuando el otro hace también su parte y cada uno os reencontráis contando su niño interior.

3. Aquí y ahora me hago cargo

El Aquí y ahora y el hacerse cargo son dos premisas de la terapia Gestalt que nos invitan a tomar responsabilidad desde lo que siento hoy, en este momento, entendiendo quién soy yo quien eres tú Ahora y lo que podemos hacer para resolver. Te recomiendo hacer una lista juntos de todo lo que veis del otro (sin entrar a determinar si son buenos o malos, recuerda, la realidad es neutra, el juicio es una proyección de tus propios permisos). Os invito a responder a la pregunta: ¿Cuánto de eso hay en mí?

Este es un principio para vivir el amor romántico de forma consciente, cuando empiezas a poner conciencia en la forma en la que te comportas, qué evitas, cómo demuestras el afecto, si eres o no capaz de pedir lo que necesitas te acerca más al otro sintiéndote con más capacidad de entender las relaciones y aumentando la capacidad de resolver los emergentes que vayan apareciendo.

Me gustaría terminar con una oración de F. Perls que recoge bien la idea de ver al otro en su esencia, respetar y enfatizar la individualidad de cada persona, como dos naranjas completas.

Yo soy Yo
Tú eres Tú.
Yo no estoy en este mundo para cumplir tus expectativas
Tú no estás en este mundo para cumplir las mías.
Tú eres Tú
Yo soy Yo.

Si en algún momento o en algún punto nos encontramos
será maravilloso,
si no, no puede remediarse.
Falto de amor a mí mismo
cuando en el intento de complacerte me traiciono.
Falto de amor a ti
cuando intento que seas como yo quiero
en vez de aceptarte como realmente eres.

Tú eres Tú y Yo soy Yo.