¡Esta primavera prueba nuestro workout 30’ FAQ mask con luz LED!

Luz verde antimanchas y cyan antiinflamatoria

0
Subtotal: 0,00 
No hay productos en el carrito.

Brilla, ¡eres luz!

Por Eva Valldeperas

Somos seres de luz. Sí, sí, tu eres un ser de luz, lo soy yo y también ese vecino cascarrabias. Y no, nada tiene que ver con misticismos.

Somos seres de luz por qué necesitamos luz para poder sobrevivir (de ahí ese miedo de que el sol, como estrella que es, desaparezca y al hacerlo ¡acabe con la humanidad!)

¿En serio moriríamos sin luz solar? Sí, pero matizando, no moriríamos por estar a oscuras, moriríamos de las patologías asociadas a vivir en oscuridad.

Son numerosas, cáncer, osteoporosis, diabetes, hipertensión, tuberculosis…la lista es larga, pero lo importante es entender que la luz solar activa nuestro sistema inmunitario, realiza la síntesis de algunas vitaminas además de tener un impacto directo en hormonas como la serotonina y melatonina.

Todo ello contribuye a tener una buena salud tanto física como mental y emocional.

Además, nuestro ritmo circadiano se vería totalmente alterado dado que se rige por la luz solar y la temperatura. ¿El resultado? ¡El caos! No sabríamos cuándo despertar, nos costaría dormir, sin control en la ingesta de alimento, cansancio permanente, frío/calor sin control…

¡Un desastre!

Foto Eva

Ahora, sabiendo todo lo anterior, no huyas del sol, o mejor dicho, no huyas de la luz solar, es tu mejor aliada si sabes cómo relacionarte.

Exponte a la luz entre 5 y 30 minutos diarios, especialmente en invierno, y fuera de las horas centrales. Los brazos, piernas y torso son las partes del cuerpo que absorben más luz.

Otra opción, no sustitutoria, pero si complementaria, la exposición a luz artificial para activar la regeneración y el crecimiento celular. Estoy hablando de las luces LED.

Utiliza diferentes longitudes de onda (de ahí los diferentes colores) que penetraran a mayor o menor profundidad aportando diferentes beneficios a los tejidos a los que llega. 

En países, regiones, donde la luz solar no está presente durante semanas seguidas, las terapias de luz son la solución y son muchos los ciudadanos que tienen lámparas en su casa para estimular todos los procesos celulares que harán que sus funciones corporales y emocionales sigan funcionando correctamente.

Aprovechemos y agradezcamos que en nuestro país el sol es amo y señor del cielo… ¡y a brillar!