¡Para regalárselo a tu madre o a la madre de otr@!

-50OFF en tarjetas premium con el Código TFWMUM50

0
Subtotal: 0,00 
No hay productos en el carrito.

Lo de comer healthy o el postureo de comer aguacate

Se huele y se percibe que esta moda instagramera de comer aguacate y salmón ha calado en lo más hondo de nuestro día a día convirtiendo lo de comer bien o lo de comer sano en un ejercicio de postureo sin ton ni son.

Que si las ensaladas de “avocado”, si los wraps de salmón, el botellín de Kombucha, y la última moda del tuper: llevarse en el trabajo una minibatidora de smothies con la fruta recién cortada (o no).

Según el informe realizado por Google, ‘Healthy Food & Brands’, en los últimos años la mayor preocupación de los españoles se ha convertido en la “comida sana” o “comer sano” con las siguientes palabras clave: alimentación saludable, bio u orgánico, es decir, productos bajos en grasa y azúcar y que no contienen componentes artificiales; alimentación para celiacos y comida ‘veggie’.

Pero… ¿qué es comer sano? ¿Lo estamos haciendo bien? O, ¿los snacks de zanahoria a lo Bugs Bunny esconden un sentimiento de culpabilidad?

Equilibrio en cantidad y variedad

Según la Universidad de Navarra, una dieta saludable es aquella que incluye una gran variedad de alimentos en las cantidades adecuadas, adaptada a las características de cada persona (edad, sexo, situación fisiológica y práctica de actividad física) y que cubra los requerimientos de energía y nutrientes del organismo para mantener un buen estado nutritivo y de salud. En los últimos años ha surgido el término de dieta óptima, que además del concepto de dieta equilibrada tiene en cuenta otra serie de aspectos importantes. Para que una dieta pueda considerarse como óptima, tiene que reunir las siguientes características:

  • Equilibrada: que aporte todos los nutrientes necesarios en cantidad suficiente y en las proporciones requeridas.
  • Saludable: no basta con cubrir los requerimientos de nutrientes, sino que se busca además que la dieta tenga efectos positivos para la salud a través de determinados compuestos que han demostrado presentar algún beneficio.
  • Agradable: la alimentación tiene un importante papel psicológico y sociocultural. Ha de ser además apetecible, por lo que hay que cuidar los aspectos gastronómicos.
  • Económica: adaptada a las posibilidades de cada persona para que pueda llevarse a cabo. Los mejores alimentos ni desde el punto de vista nutricional ni desde el de su aceptación son los más caros.
  • Segura: a nivel higiénico, para evitar toxiinfecciones alimentarias. Pero también en buen estado. No vale comer fruta o verdura que lleva siglos en tu nevera. Mejor de proximidad y recién cortada…

La dieta mediterránea, la más saludable

Si en una cosa somos afortunados es en la gran riqueza gastronómica de nuestro país. De hecho, uno de los patrones alimentarios que se ha constatado como más saludable a nivel mundial y que se adapta a estas características es la Dieta Mediterránea, el modelo alimentario que han seguido desde la antigüedad los países bañados por el mar Mediterráneo. Numerosos estudios llevados a cabo en los últimos años sobre la Dieta Mediterránea han destacado el papel protector de este patrón alimentario frente a un importante grupo de enfermedades, entre ellas las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, ciertas enfermedades degenerativas y el cáncer de distintos tipos.

Tips de comida saludable

“Comer saludable” o “comer de manera saludable” se refiere a la práctica de seleccionar y consumir alimentos que promuevan la salud y el bienestar general del cuerpo. Significa tomar decisiones conscientes y equilibradas en la elección de alimentos y bebidas para satisfacer las necesidades nutricionales del organismo y prevenir enfermedades.

1. Limitar alimentos procesados y azúcares añadidos: Reducir la ingesta de alimentos procesados, azúcares refinados y alimentos con alto contenido de grasas saturadas y grasas trans.

2. Grasas saludables: Optar por grasas saludables, como las que se encuentran en el aceite de oliva, aguacates y nueces, en lugar de grasas saturadas y trans.

3. Alimentos ricos en fibra: Incluir alimentos ricos en fibra, como cereales integrales, legumbres, frutas y verduras, para promover una digestión saludable y mantener un nivel de azúcar en sangre estable.

4. Proteínas magras: Elegir fuentes de proteína magra, como pescado, pollo sin piel, legumbres y tofu, en lugar de carnes procesadas y grasas.

5. Hidratación adecuada: Beber suficiente agua a lo largo del día para mantenerse hidratado.

6. Limitar el consumo de sal: Reducir la ingesta de sodio y alimentos altos en sal para mantener la presión arterial bajo control.

7. Moderación en el alcohol: Consumir alcohol con moderación, si se consume, y seguir las pautas de salud recomendadas.

8. Planificación de las comidas: Planificar comidas equilibradas con anticipación puede ayudar a evitar decisiones alimenticias impulsivas poco saludables.

9. Escuchar al cuerpo: Aprender a reconocer las señales de hambre y saciedad del cuerpo y comer de acuerdo con esas señales.

El plato de Harvard

Ya que nos ponemos estupendos hablando de comida saludable sin postureos nos gustaría compartirte el famoso plato de Harvard, elaborado por esta célebre universidad norte americana. Creado por expertos en nutrición de la Escuela de Salud Pública, es una guía para crear comidas saludables y balanceadas – ya sean servidas en un plato o empacadas para llevar en la merienda o almuerzo.

Coloca una copia en tu nevera y, así, ¡te acordarás de preparar comidas saludables y llenas de equilibrio!

Si quieres estar al día y conocer consejos sobre well-aging y bienestar, únete a nuestra comunidad. Únete a The Face Workout®.