¡Para regalárselo a tu madre o a la madre de otr@!

-50OFF en tarjetas premium con el Código TFWMUM50

0
Subtotal: 0,00 
No hay productos en el carrito.

Otoño naranja

Los consejos de nutrición de Júlia Farré para combatir resfriados y tener una dieta sana y equilibrada

Siempre he pensado de las nutricionistas: ¿cómo debe ser su nevera?: ¿llena de verduras y productos sanotes? ¿Tendrán su cajón prohibido de galletas, pan de molde y Nutella?

No me atrevo a preguntárselo de buenas a primeras a Júlia Farré, tal vez porqué se ha convertido en una de las figuras mediáticas de nuestro país divulgando sobre nutrición en los veranos de RTVE en Saber Vivir o ahora en las mañanas de TV3.

Júlia ha accedido sin pestañear a ser entrevistada por TFW News, donde ha hablado sin tapujos sobre dietas, comida sana y salud mental, algo que ella tuvo claro desde el primer día que quiso abrir su consulta. Ubicada en la Diagonal de Barcelona, su centro cuenta con más de 16 nutricionistas especializadas en distintos ámbitos y 5 psicólogas.

Todo el mundo sabe, nadie entiende

– ¿No tienes la sensación que todo el mundo sabe de dietas y comida sana? [esta pregunta me parece más acertada para empezar] … “La verdad es que todos comemos cada día, es algo que tenemos muy normalizado por eso no nos da miedo opinar. También, vivimos en un mundo donde existe mucha información al alcalde de todos. Pero, a veces voy por la calle o en el supermercado y oigo algún comentario que pienso ostras, esto no es así”…, se exclama. Todo el mundo sabe de fútbol, de marketing, de nutrición… Al igual que todos deberíamos ir al psicólogo también deberíamos ir al nutricionista. ¿Pero cómo es visitarse a un nutricionista?

De visita al nutricionista

Según nos cuenta Júlia Farré, cada persona es un mundo y su primer objetivo en sus sesiones es conocer bien a la persona: qué quiere conseguir, cuáles son sus hábitos, con quién come, cómo duerme, revisar analíticas, sus deposiciones, etc. “Ir al nutricionista es un regalo, es una inversión en ti, en un aprendizaje”.

Farré critica que hasta ahora hemos concebido las dietas como una fórmula perfecta de nutrientes, pero poco realista en los hábitos de cada persona. Según dice, en la mayoría de las dietas pasamos hambre, comemos cosas que no nos gustan o no conocemos y esto nos provoca frustración y acaba generándonos un efecto rebote. Respecto a los “medicamentos milagro” que nos quitan el hambre, también nos comenta que, en muchos de ellos, no hay evidencias científicas claras de más de un año de su uso, además de sus efectos secundarios.

Alimentos de temporada para nuestras defensas

¡Aaaaatchús! Hablemos de resfriados porque con este frío al amanecer y en los atardeceres, pero este sol durante el día… acabamos todos acatarrados.

Además, cambio de horario, menos horas de luz… qué “gasolina” ¿le damos a nuestro sistema inmune? Júlia Farré lo tiene muy claro, alimentos de temporada, “¡los de color naranja!”: calabazas, zanahorias, naranjas, mandarinas, boniatos, castañas, caquis… pero también la col, la col cale, el brócoli… nos aportan altos contenidos de vitamina C (ideal para evitar resfriados), antioxidantes, y vitamina, que es esencial para el funcionamiento adecuado de las membranas mucosas en el sistema respiratorio y del tracto gastrointestinal. Además, estos alimentos son una buena fuente de fibra y minerales esenciales, lo que contribuye a un sistema inmunológico saludable. La fibra promueve la salud intestinal y un microbioma equilibrado, que está relacionado con la función inmunológica.

La nutricionista y fundadora de Júlia Farré Centro de Nutrición nos recuerda que nuestro cuerpo es sabio y debemos escucharle. Ahora que viene el frío nos pedirá sopas y purés calientes, pero también hace hincapié en qué no debemos olvidarnos de los alimentos crudos.

julia-2

Mitos y tendencias en nuestra alimentación

Sobre la tendencia de comer menos carnes y sustituir la leche por bebidas vegetales también nos ha contado su parecer: Para Farré, reducir el consumo de carne va alineado en los principios de vivir en un mundo más sostenible, siempre y cuando comamos alternativas vegetales que nos aporten todos los nutrientes. “Esto es una tendencia que ha venido para quedarse”, afirma.

Por lo que respecta a las bebidas vegetales, se erige como una firme defensora siempre y cuando tomemos la leche en un yogurt y el queso en un plato de pasta, por ejemplo. Según nos cuenta, la leche nos aportará más siendo fermentada. Porqué además de ser más digerible al disminuir la lactosa, la leche fermentada conserva todas sus propiedades nutricionales. Ayuda a regular tu flora intestinal, protegen nuestra pared, reduce el colesterol y, por su alto contenido en proteína, es perfecta para la recuperación muscular tras un duro entrenamiento. “La leche como tal nos cuesta digerir más por eso las bebidas vegetales con el café o con el té son muy interesantes”.

También nos recuerda que hay que tener en cuenta que el café es un inhibidor de la absorción del calcio, por eso están teniendo tanto éxito este tipo de bebidas.

Con el gluten se ha mostrado más crítica: Existe una realidad ante esta patología digestiva y hay muchas personas celíacas que tenían serias dificultades para encontrar productos para sus necesidades. Ahora el mercado es mucho más sensible. Pero no hay que confundirlo con una moda que no tiene ningún sentido, porque si no tienes ningún problema con el gluten tienes que comer alimentos con gluten. A menudo, se asocia el gluten con productos para adelgazar y esto está demostrado científicamente que no es así.

Mens sana, barriga sana

La Psiconutrición o Psicología de la Alimentación, es la ciencia que estudia nuestra relación con la comida. Para poder explicar y abordar dicha relación, la Psicología de la Nutrición tiene en cuenta nuestras emociones, conductas, así como nuestro contexto social y relaciones.Antes de abrir el centro derivaba a pacientes que diagnosticaba con trastornos de conducta alimentaria (TCA), bulimia, o el trastorno por atracón a psicólogos expertos pero muy a menudo este paciente abandonaba, se perdía por el camino. No entendía por qué era derivado y yo tampoco podía hacer un seguimiento. Así que en seguida que abrí mi propio centro incorporé esta figura para aquellas personas que tienen una mala relación con su cuerpo y sobre cómo se alimentan. Muy a menudo no somos capaces de hacer una dieta o cuidar lo que comemos porqué detrás hay algo. Para mí es imprescindible un tratamiento en paralelo entre ambos profesionales. Sólo de esta forma conseguimos que nuestros pacientes tengan una relación saludable con la comida y consigan sus objetivos.”

Lo de preguntarle qué es exactamente lo que tiene en la nevera lo dejamos para una próxima entrevista. Pero si queréis haceros una idea su Instagram está lleno de consejos y recetas que no son de otro mundo y están para chuparse los dedos. ¡Salud!